En el Caso Nochixtlán la PGR deja de lado la investigación de los homicidios

La Procuraduría General de la República (PGR) mantiene 96 carpetas de investigación abiertas sobre el operativo policiaco realizado en Nochixtlán, Oaxaca, el 19 de junio pasado, pero la mayoría se concentran en delitos por daños a inmuebles, robo y ataques a las vías de comunicación y sólo en nueve de ellas se investiga el homicidio de ocho personas cometidos con arma de fuego.

 0740_policias-federales-en-nochixtlan_620x350

 

Animal Político

De acuerdo con el informe entregado por la PGR a la Comisión Especial de seguimiento del Caso Nochixtlán de la Cámara de Diputados las investigaciones continúan, pero a casi seis meses de los hechos la autoridad no ha ubicado a ningún responsable de estos homicidios.

El operativo realizado por elementos de la Gendarmería, la Policía Federal y el gobierno de Oaxaca el 16 de junio pasado pretendía desalojar el bloqueo en la autopista México-Oaxaca que mantenían integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), quienes se oponían a la Reforma educativa.

Sin embargo, el operativo derivó en un enfrentamiento con los maestros y la población del lugar que dejó una centena de civiles heridos y ocho muertos a causa de disparos de arma de fuego. Hay fotografías que muestran a policías disparando sus armas de cargo para disuadir la protesta.

En el informe, la PGR dio a conocer que entre los más de 800 elementos que participaron en el operativo, tres resultaron con heridas por arma de fuego: uno de la Policía Federal, otro Estatal y uno de la Gendarmería.

Aunque el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que las armas de los policías serían sometidas a un análisis pericial para compararlas con el tipo de lesiones de los civiles muertos y heridos, no se ha informado nada al respecto.

Lesiones, robo, incendios… 

En el documento de 21 cuartillas, la PGR explica que el 14 de julio pasado –casi un mes después del operativo– la delegación estatal en Oaxaca de esa dependencia inició tres carpetas de investigación por los delitos de robo en propiedad ajena y por el “apoderamiento y quema de 43 equipos antimotín de la Policía Federal” que denunció un policía de dicha agrupación.

Por el lanzamiento de una bomba molotov al Centro de Atención virtual de la Comisión Federal de Electricidad se investiga el delito de daño en propiedad ajena. Mientras que la Policía Municipal denunció la localización de un artefacto explosivo frente a las instalaciones de un banco, por lo que se estableció el delito de violación a la Ley federal de armas de fuego.

En 29 carpetas más se persiguen los delitos de daño en propiedad ajena por la quema de oficinas de Caminos y Puentes y Federales, de la Policía Federal, de la Policía Vial y del Servicio Postal Mexicano. También por el delito de robo por el “apoderamiento” de una camioneta de la CFE.

El día del operativo, durante el avance del convoy policíaco, pobladores de comunidades mantuvieron bloqueos en tramos carreteros, hecho que fue denunciado por la Policía Federal y por lo cual se investiga el delito de ataques a las vías generales de comunicación.

La Policía Federal también denunció el robo de un arma de cargo, cuatro cargadores, 70 cartuchos y 13 uniformes completos a sus elementos.

La PGR atrajo 54 carpetas de investigación iniciadas por la Fiscalía General del Estado de Oaxaca después de los hechos. En estas se incluyen ocho carpetas por los delitos de homicidio. El resto son por lesiones a policías, daños, lesiones contra civiles y diversos delitos.

La fiscalía ya realizó las autopsias de los cuerpos para identificar el tipo de arma que causó las heridas, pero no se ha dado a conocer nada al respecto. Enrique Galindo, excomisionado de la Policía Federal, dijo que los policías habían sido emboscados por los pobladores y grupos “ajenos” no identificados, quienes dispararon e hirieron a los pobladores. Sin embargo, su dicho no ha sido comprobado con evidencia hasta el momento.

De acuerdo con la reconstrucción realizada por Animal Político, la primer muerte ocurrió a las 9:30 de la mañana, dos horas después de iniciado el operativo. Mientras que otros decesos sucedieron entre 10:00 y 11:30. En dos casos, dos jóvenes recibieron disparos a un costado y en la retaguardia de la manifestación, ni siquiera en la primera línea de enfrentamiento.

Por esto último y otros testimonios, los pobladores acusaron la presencia de policías en los techos del edificio y en uno de los hoteles ubicados a la orilla de la carretera, a unos metros de donde ocurrió el enfrentamiento, pero la PGR no ha mencionado nada a este respecto en sus informes.

En las últimas ocho carpetas de investigación abiertas por la PGR, sólo la FED/OAX/OAX/0000820/2016 incluye siete expedientes por el delito de homicidio, dos expediente por lesiones a policías y resistencia de particulares.

Otra carpeta persigue el delito de lesiones y tentativa de homicidio contra policías, también por robo y ataques a las vías de comunicación.

La única información de la PGR para esclarecer lo ocurrido se refiere a numeralia: ha hecho 648 entrevistas a servidores públicos de Oaxaca y 257 dictámenes periciales en medicina forense, balística, fotografía, audio, video, criminalística, incendios, informática, telecomunicaciones, ingeniería y arquitectura.

Publicado en Nota periodística Etiquetado con: ,